A mal tiempo… ¿buena cara?